Inicio     Areas de Intéres     Estados     Eventos     Prensa     Proyectos     Servicios

 

 

 

¿Víctimas o Victimarios?

Actualmente, México enfrenta una ola de violencia que pone en alerta a la sociedad que se pregunta todos los días a quién debe confiar su seguridad.

Apenas hace unas semanas, el tema de la Guardia Nacional que se propone implementar el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para sustituir a los cuerpos armados tradicionales, calentó la escena política y social entre organismos defensores de los derechos humanos, tanto nacionales como internacionales.

Con un proyecto que incluirá un aproximado de 74,100 integrantes, la Guardia Nacional se perfila como un cuerpo militar sujeto a la Secretaría de la Defensa a nivel operativo, y a la Secretaría de Seguridad Pública a nivel administrativo. El objetivo de este órgano será la defensa y protección de la ciudadanía, así como de la soberanía nacional, según se ha afirmado.

Lo que más preocupa a la sociedad con respecto a este tema, es la presencia de militares en las calles, principalmente porque en los últimos años el Ejército se ha visto envuelto en acusaciones sobre el abuso de fuerza y poder en contra de algunos ciudadanos.

Sin embargo, la moneda siempre tiene 2 caras. Un tema del que poco o nada se habla en las redes y en los medios de comunicación, son las amenazas y agresiones que los militares enfrentan por parte de esa sociedad a la que deben proteger.

Desde hace años circulan incontables videos compartidos por usuarios de las redes digitales en los que se puede ver a elementos del Ejército siendo agredidos verbalmente por ciudadanos comunes. Los videos más recientes fueron tomados antes, durante y después de la explosión del ducto ilegal de huachicol en Hidalgo. Otros hacen referencia a diversos puntos del país en donde los militares han intervenido para evitar confrontaciones con los grupos de migrantes extranjeros que buscan llegar a los Estados Unidos cruzando nuestro país.

En la mayoría de estos videos en los que se ven las agresiones que enfrentan los militares por parte de ciudadanos, los uniformados asumen una postura de indiferencia, no responden a los ataques y se repliegan hasta donde pueden sin abandonar su puesto de vigilancia. Es entonces que los civiles se envalentonan y pasan de la agresión verbal a la física arrojando piedras, tubos o lo que encuentran a la mano en contra de los soldados.

Las motivaciones que llevan a la gente a arremeter contra los militares pueden tener muchas aristas, algunas justificables y otras no. El Ejército mexicano ha perdido con los años el lugar de confianza ciudadana que ocupó durante sexenios, y quizás sus integrantes tengan algo de culpa, pues la corrupción – hoy lo sabemos – ha llegado hasta los más altos mandos. Sin embargo, generalizar al momento de levantar acusaciones bajo sospechas más de índole político que social, provoca injusticias y afecta la seguridad de todos.

Reconocer la labor que realiza el Ejército es siempre necesario, porque está conformado por mexicanos dispuestos a arriesgar su integridad para proteger a los civiles. Ello no significa que no exijamos transparencia y honorabilidad en su actuar, pero contribuir al desgaste sistemático de nuestras Fuerzas Armadas, puede convertirse en nuestro tiro por la culata.

 

 

 

 

Bienvenidos

Los Dos Mexicos A.C. es una asociación que surgió con el objetivo de contribuir de manera determinante a la integración de los mexicanos en el extranjero, especialmente en la Unión Americana, y sus familias que radican en México; así como brindar alternativas de solución a sus demandas.

El espacio creado por “Los Dos Méxicos” para comunicarte con los tuyos, encontrar información útil y darnos tu opinión acerca de diversos temas. ¡USALO!Trabajamos junto con la red de organizaciones civiles adherentes que se encuentran en todos los estados de México y Estados Unidos; además de Canadá, Sudamérica y algunos países de Europa, Asia y Sudáfrica.

 

        

Todo Nombramiento ortorgado por Los Dos ´Mexicos, tiene una vigencia de dos años.

 

 

 

Copyright © Los Dos Méxicos A.C. - Los Dos Méxicos